Site Loader
Av. V. Blasco Ibáñez, 17, Alfafar - Valencia
Av. V. Blasco Ibáñez, 17, Alfafar - Valencia

Reagrupación familiar de hijos en régimen general y comunitario

Esta es una consulta recurrente para muchos abogados, por lo que me gustaría ofrecer una pequeña guía para aquellos que se planteen, ahora o en un futuro próximo, la reagrupación familiar de un hijo.

  1. Regla general

La regla general establece que el extranjero autorizado para residir en España durante un año como mínimo y solicitado la autorización para residir por, al menos, otro año podrá reagrupar a sus hijos o los de su cónyuge o pareja, incluidos los adoptados, siempre que sean menores de 18 años en el momento de la solicitud o tengan una discapacidad y no sean objetivamente capaces de proveer a sus propias necesidades debido a su estado de salud.

Cuando se trate de hijos de uno solo de los cónyuges o miembros de la pareja se requerirá, además, que éste ejerza en solitario la patria potestad o que se le haya otorgado la custodia y estén efectivamente a su cargo.

  1. Requisitos específicos

Entre otros requisitos, la reagrupación familiar exige que se acredite el cumplimiento de los siguientes requisitos específicos:

a) Medios económicos suficientes

Si te estás planteando reagrupar a un hijo deberás acreditar que cuentas con medios económicos suficientes. Si sois dos miembros en la unidad familiar, contándote a ti y a tu hijo, se te exigirá acreditar, por lo general, un cantidad mínima que represente mensualmente el 150% del IPREM, es decir, para el 2019, una cantidad equivalente a 806,76€. A partir de dos miembros, tendrás que sumarle la cantidad antes indicada el 50% del IPREM, esto es, para el 2019, como mínimo 268,92€ por cada miembro adicional.

b) Vivienda adecuada

Además, tendrás que solicitar informe a los órganos competentes del lugar donde residas a fin de acreditar que cuentas con una vivienda adecuada para atender sus necesidades y las de su familia. Este informe debe emitirse y notificarse en el plazo máximo de 30 días desde que se solicita. Si no te contestan en ese plazo, podrás acreditar este requisito por cualquier otro medio de prueba.

  1. Procedimiento

La solicitud debe iniciarse por la persona reagrupante ante la Oficina de Extranjeros competente, quedando la autorización suspendida hasta la expedición del visado (si procede) a favor del hijo y la efectiva entrada del extranjero en territorio nacional durante el tiempo de vigencia de éste. Según el país de origen del hijo se exigirá o no visado. En caso de exigirse, en el plazo de dos meses desde la notificación al reagrupante de la concesión de la autorización, el hijo a reagrupar deberá solicitar el visado ante el Consulado español correspondiente del país de origen. En el plazo de un mes desde la entrada en España, el extranjero debe solicitar personalmente la Tarjeta de Identidad de Extranjero.

Hay compañías de aerolíneas que exigen billete de ida y vuelta. Para evitar inconvenientes, resulta oportuno asegurar este punto antes de salir del país de origen y, si es necesario, valorar la contratación de un seguro de cancelación que permita recuperar parte del gasto de regreso no consumido.

  1. Duración

Con carácter general, la autorización del hijo reagrupado tendrá la misma duración que la autorización de residencia temporal de la persona reagrupante en el momento de la entrada del hijo en España, sin perjuicio de lo posibilidad de obtener autorización de residencia independiente cuando se cumplan con los requisitos recogidos en el artículo 59 del Real Decreto 557/2011.

  1. Autorización para trabajar

La autorización de residencia habilitará al hijo reagrupado para trabajar sin necesidad de realizar ningún trámite administrativo (siempre que sea mayor de edad laboral, obviamente). Dicha autorización le habilita para trabajar por cuenta ajena o por cuenta propia, en cualquier parte del territorio español, ocupación o sector de actividad.

  1. Reagrupación por el hijo de sus propios familiares

Los hijos reagrupados pueden, a su vez, ejercer el derecho de reagrupación respecto de sus propios familiares, siempre que cuenten con una autorización de residencia y trabajo obtenidos independientemente de la autorización del reagrupante y reúnan los requisitos establecidos para el ejercicio del derecho a la reagrupación familiar.

  1. Renovación de la autorización

La renovación de la autorización debe reunir los requisitos exigidos en el artículo 61 del RD 557/2011 y deberá solicitarse en el plazo de 60 días naturales antes de su expiración, prorrogándose la validez de la autorización anterior hasta la resolución del procedimiento. Se produce la misma consecuencia si solicitas la renovación dentro de los 90 días naturales posteriores a su expiración pero, en estos casos, te pueden imponer una multa por infracción leve de hasta 500 euros.

Si no te contestan en el plazo de 3 meses, puedes entender que la resolución es favorable.

  1. Régimen comunitario

Si tienes nacionalidad de cualquier país de la UE, Islandia, Liechtenstein o Noruega, o eres cónyuge o pareja registrada de ciudadano de la UE, Islandia, Liechtenstein o Noruega, se te aplica el régimen comunitario, es decir, un régimen mucho menos restrictivo que te permitirá reunirte o que te acompañen tus hijos siempre que se trate de:

  1. hijos menores de 21 años,
  2. mayores de dicha edad que vivan “a su cargo” o
  3. incapaces. 

¿Y qué significa exactamente vivir “a cargo”?

Parece poco refutable la reagrupación por este motivo si puedes acreditar que, durante los últimos 24 meses, has cubierto las necesidades básicas de tu hijo de manera periódica y regular y que, dicho sostenimiento económico, computando todos los bienes, tiene un valor cercano al salario mínimo en origen. No obstante, a veces el listón no se pone tan alto. La propia normativa de extranjería apunta que puede entenderse cumplido el concepto “estar a cargo” si, durante el último año, se le ha transferido fondos o soportado gastos que representen al menos el 51% del producto interior bruto per cápita, en cómputo anual, del país de residencia de éste, según lo establecido, en materia de Indicadores sobre renta y actividad económica por país y tipo de indicador, por el Instituto Nacional de Estadística” (PIB per cápita por países según el Banco Mundial: https://datos.bancomundial.org/indicador/NY.GDP.PCAP.CD).

No obstante esto, habrá que estar al caso concreto. De lo que se trata es de acreditar que la persona depende directamente de nuestros ingresos, que no cuenta con otros medios de vida propios e independientes. Deberá, por tanto, conservar los recibos, facturas, soporte de los giros o transferencias realizadas a favor de tu hijo que acrediten el sostenimiento económico y consultar a profesionales que valoren la idoneidad y cumplimiento de este requisito en el caso concreto.

  1. Y si se trata de un hijo mayor de 18 años, no discapacitado y no es de aplicación el régimen comunitario: ¿qué se puede hacer?

Si hay oferta laboral realizada por empresario en España y los padres residen en España con una autorización renovada, el hijo podrá venir previa solicitud y obtención de autorización de residencia y trabajo por cuenta ajena (caso más habitual), sin considerar la situación nacional de empleo (lo cual agiliza enormemente el proceso) y siempre que, además, se cumplan los siguientes requisitos:

  1. Que el hijo no se encuentre irregularmente en España (se recomienda que no se encuentre en España),
  2. Que un empresario le ofrezca un puesto de trabajo en España,
  3. Que el empresario acredite que cuenta con medios económicos, materiales o personales suficientes para hacer frente a su proyecto, así como a las obligaciones frente al trabajador y
  4. Que, ambos, firmen un contrato de trabajo que garantice la actividad durante el periodo de vigencia de la autorización inicial de residencia y trabajo por cuenta ajena.

En estos casos, la fecha de comienzo del contrato debe estar condicionada al momento de eficacia de la autorización, debiendo ajustarse las condiciones del contrato de trabajo a las establecidas por la normativa vigente y el convenio colectivo aplicable. Nada impide que se firme un contrato a tiempo parcial pero se exigirá que la retribución sea igual o superior al salario mínimo interprofesional para jornada completa y en cómputo anual, esto es, como mínimo de 12.600€/año (corresponde al año 2019).

Jesús García

Abogado

Post Author: admin